Diálogos migrañoides III: Desayuno con calmantes

morning

—Eh. Eeeeehhh.

—Zzzzz.

—Vamos, despierta.

—Ah. Eres tú.

—Buenos días.

—¿Todavía estás aquí?

—Después de la noche que pasamos, no podía irme así sin más…

—Por mí no lo hagas: vete cuando quieras.

—Siempre haces lo mismo. Me arrastras a la cama y luego cuando te despiertas no quieres saber nada de mí. ¿Podrías dejar de revolver el botiquín un momento y prestarme un poco de atención? Estás hiriendo mis sentimientos.

—Ay, señor…

—Vuelve a la cama conmigo, anda.

—Ay.

Cuando tienes migraña y en el piso de arriba hay obras

Cuando tienes migraña y en el piso de arriba hay obras.

Nooooo

Jim y Catherine

2

Los cuatro fueron a dar un paseo por el lago escondido entre la niebla, en el fondo de un valle húmedo y frondoso. La armonía entre ellos era total. Catherine tuvo una pequeña migraña. Jim, después de grandes esfuerzos, las tenía de horas. Pensaba: “Si tuviéramos hijos juntos serían altos, delgados y con migrañas”.

Jules et Jim (François Truffaut, 1962)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow hemicranea on WordPress.com